Responsabilidades de partidos

Martha González

Dice el coordinador de los diputados de Morena en el Estado de México, Maurilio Hernández, que su partido no puede responder por el alcalde sustituto de Valle de Chalco Solidaridad, Armando García Méndez, sobre quien pesan acusaciones por fraude en la Ciudad de México y presuntamente se encuentra prófugo.

En la alcaldía no se sabe de él desde el jueves y el ayuntamiento simplemente se niega a responder sobre el asunto. En comunicación social dicen que no tienen información –cosa que no sorprende porque en esa oficina es la respuesta común- y la secretaría del Ayuntamiento evade el tema.

Ese municipio tiene graves problemas de violencia desde hace tiempo, donde han sido atacados otros alcaldes, diputados y candidatos anteriormente, hasta el asesinato del presidente municipal Francisco Tenorio hace unas semanas.

Ahora, el alcalde sustituto está desaparecido y hay inquietud porque en unos días tendrán su ceremonia de aniversario de la fundación del municipio y nadie sabe quien la encabezará.

El caso es que Maurilio Hernández se equivoca cuando dice que no corresponde a su partido dar cuentas por lo que pudiera haber o no hecho este personaje, ya sea que las acusaciones sean ciertas o no, porque al fina de cuentas, su origen es Morena.

Lo cierto es que el reclamo histórico a los partidos añejos como el PRI, el PAN y el PRD, fue que no se hicieran responsables por los candidatos que postulaban y los resultados de los gobiernos emanados de sus filas.

Este señor no sólo es acusado, ya de manera formal en un proceso legal, sino que además se esconde y no da la cara.

Lo que esperamos todos de Morena, no sólo quienes por ellos votaron, es lo mismo que se exigió una y otra vez a los otros partidos: que cumplan sus promesas.

Morena prometió y promete aún que es diferente, que está de lado de la gente y que la honestidad para ellos es primero.

En ese contexto, lo que esperamos de los liderazgos de Morena -Maurilio Hernández es hoy el único líder visible de ese partido en el Estado de México- es que se hagan cargo, que señalen las irregularidades y que asuman su parte de responsabilidad.

Armando García no llegó al caro por casualidad, pues era alcalde sustituto en la planilla que Morena postuló, con lo que de muchas forman lo avalaron, cosa que ahora no pueden desconocer o ignorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *