Retorno a clases, el desafío post- COVID

Reportaje

Toluca

Laura Velásquez 

El cierre de escuelas y la crisis económica, causados por la pandemia de COVID- 19, producirán, una desaceleración de los logros educacionales de las últimas décadas.  Al mismo tiempo, generarán oportunidades para repensar los sistemas educativos e impulsar reformas que sentarán las bases para revertir el rumbo actual y avanzar en la eficiencia, calidad y equidad educacional en el país y el Estado de México.

Tras la llegada del COVID- 19 a México, el sector educativo enfrentó un nuevo desafío, hace tres meses empezó con el cierre de escuelas al menos hasta el cambio a semáforo epidemiológico al color verde y con ello, el desarrollo de esfuerzos para continuar con el aprendizaje de más de 36 millones de estudiantes en México.

Los docentes dejaron el salón de clase tradicional al que han estado acostumbrados por décadas, para convertirse de manera obligada en usuarios de las herramientas tecnológicas que existen para interactuar a distancia entre ellos mismos y sus estudiantes, al tiempo que tienen que atender las presiones personales del confinamiento y sus implicaciones económicas, de salud y afectivas.

Por su parte, los estudiantes, que se encuentran súbitamente en su casa, comparten, si es que los hay, los dispositivos digitales y la red de internet que usa toda la familia. Y tienen la necesidad de continuar sus actividades de aprendizaje de las diversas asignaturas inscritas, a través de tareas, conferencias virtuales y una serie de deberes escolares. Además, tienen que lidiar con los posibles efectos de la pandemia en la salud, las emociones, actividades físicas y las propias de la juventud.

De acuerdo con las cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (UNESCO), a principios de abril más de 180 países habían tenido que cerrar los planteles educativos como una medida para contener el contagio de covid-19, es decir, que más del 80 por ciento de los alumnos del mundo no pudo asistir a clases.

La medida se aplicó en México, datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) señalan que, en México, hay 250 mil escuelas públicas y privadas de todos los niveles educativos, en las que atienden a 36 millones de estudiantes, de los cuales, 24 millones de alumnos estudian el nivel de educación básica, 8 millones están en educación media superior y 4 millones en universidades.

EdoMéx con la matrícula más grande en el país 

El Estado de México posee la matrícula educativa más grande del país, esta asciende a 4.8 millones de estudiantes que asisten a clases en más de 25 mil planteles públicos y privados de los niveles educativos básico, medio superior y superior. Para estos estudiantes, hay más de 262 mil profesores que están frente a grupo, sin embargo, la pandemia derivada por el COVID- 19 cambió la forma de dar y recibir clases, se cambió el modelo tradicional y se ha introducido el uso de las nuevas tecnologías, herramientas que ayudaron a que concluyera el ciclo escolar 2019- 2020.

El secretario de Educación del Estado de México (SEDUC),  Alejandro Fernández Campillo, informó que lograr el cometido para el ciclo escolar 2019- 2020 requirió de un gran esfuerzo, sin embargo, el objetivo será que el próximo 10 de agosto inicien el curso remedial en el nivel medio básico, han trabajado el protocolo de regreso a clases de manera conjunta con la SEP y la Secretaría de Salud estatal, sólo si se llega a fase verde.   En este tiempo, los niños con rezago tendrán la oportunidad de que en tres semanas se regularicen y el 31 de agosto arranque el nuevo ciclo escolar.

Retos a enfrentar 

Consideró que entre los retos más grandes, primeramente es llegar a Fase Verde, el segundo será los protocolos y medidas que se tienen que realizar en las escuelas para que no haya contagios, en los filtros de corresponsabilidad tendrán que participar los padres de familia, los directivos y los maestros. Se impulsarán los hábitos de higiene de manos, sana distancia, cubrebocas, a los que todos se tienen que acostumbrar.

Al momento, en el mundo 15 países han podido regresar a clases sólo después de asegurarse que las tasas de transmisión sean manejables, mantienen como prioridad la seguridad y la salud de los estudiantes, se han planteado regresar de manera gradual mientras se monitorea la pandemia realización de pruebas en las escuelas asegurándose que el retorno a casa sea fiable y finalmente, garantizan la continuidad de aprendizaje y acompañamiento socioemocional de los estudiantes y docentes.

Pero, ¿cuál será esta «nueva normalidad» a la que se enfrenten los estudiantes? Está claro que a partir del coronavirus las relaciones humanas ya no serán las mismas. Las prácticas de convivencia y hábitos de consumo deberán modificarse para hacer frente a este virus.   El regreso a la vida cotidiana obliga a las personas a evitar el contacto y cumplir con rigurosas medidas de higiene.

Se privilegiará el estornudo de etiqueta, no saludar de mano ni de beso, lavarse las manos y usar gel antibacterial serán algunas de las medidas que deberán llevarse a cabo en todas las escuelas. Tampoco se podrán realizar eventos masivos, se suspenderán los festivales escolares.

Nueva «ecología educatuva»

Para Frida Díaz Barriga Arceo, doctora en Pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los docentes deben adaptarse a una nueva “ecología educativa”. Un método que obliga a pasar del texto impreso y auxiliarse de medios visuales, formatos multimedia y textos narrativos a través de las imágenes. Pues, los escenarios para aprender y enseñar sobrepasan el aula física y cuando los alumnos buscan conocer requieren de una dinámica personalizada, ajustada a sus personalidades, estilo y necesidades.

Reconoció que las tecnologías no pueden sustituir a los docentes, pues los alumnos siempre requieren de un guía que ayude a resolver dudas. La comunicación es otro aspecto básico de esas relaciones, pues conversar e intercambiar experiencias ayuda a resolver inquietudes en espacios colectivos. Ello implica poner atención en el aspecto emocional, porque la cognición siempre va sujeta a las emociones.

Para los padres de familia, los retos también son grandes, Alejandra Vázquez, mamá de una pequeña de 10 años mencionó que dejar a su hija en la escuela después de la pandemia, implicará preocupaciones y una constante comunicación con la maestra que le toque a la niña. Aunado a que la llevará con cubrebocas, careta, gel antibacterial y hasta jabón líquido para ella misma. La banca será exclusiva para la niña y durante este tiempo en casa, ya le han enseñado a tener mayor higiene, cuidado al tocar objetos, evitar tocarse la cara. Reconoció que es complicado, pero hay suficiente tiempo para acostumbrarse.

En tanto, la comunicación con los directivos y los maestros será mayor e incluso, se han formado grupos de padres de familia para  retroalimentarse, manifestar dudas y organizarse para dejar y recoger a sus hijos.

 “Durante este tiempo los hemos mantenido en casa, pero es preocupante que en el regreso a clases haya algún contagio. Sabemos que será hasta fase verde el regreso, nos tenemos que acostumbrar pero habrá que reforzar la higiene”, mencionó.

El secretario de Educación de la entidad, Alejandro Fernández Campillo, coincidió que se preparan para dar toda la certeza a los padres de familia que los niños estarán bien. La entrada y la salida será escalonada, con algunos minutos de diferencia para que no se generen aglomeraciones. En tanto, para las actividades presenciales serán respecto a la letra del primer apellido, asistirán dos veces a la semana para tener salones al 50 por ciento de su capacidad,  los niños tendrán su banca asignada, se privilegiarán las actividades al aire libre cuando las condiciones climáticas y de la materia lo permita, con un solo contagio se cerrará la escuela y cancelarán las clases.

En tanto, los maestros mayores de 60 años y con enfermedades  crónicas, así como los niños con este tipo de padecimientos no se presentarán.

Confirmó que otro de los retos más importantes, será la organización, que todos los padres de familia se sintonicen con los protocolos de regreso a clases. Recordó que hace 10 años con la Influenza H1N1 se aplicaron una serie de medidas parecidas, pero con el tiempo y la aparición de la vacuna desaparecieron, por lo tanto, es fundamental esforzarse, que todos se cuiden y exagerar la desinfección, lavado de manos, es necesario adoptar nuevamente hábitos de limpieza.

Capacitaciones 

En caso de que no haya Fase Verde para el 31 de agosto, mencionó que seguirán con las clases, tal como en meses pasados. Confirmó que han capacitado a los maestros de la entidad,  tan solo en nivel medio superior hay más de 20 mil capacitados al cien por ciento en plataformas teams, google class, aplicaciones que permiten interactuar con los jóvenes, que se revisen tareas y exámenes.

Indicó que hace dos semanas aplicaron una encuesta a padres de familia, alumnos, maestros, directores y supervisores sobre cómo se ha vivido la pandemia, confirmó que durante los meses en confinamiento, el 97 por ciento de los maestros tuvo al menos de 2 a 3 conexión y comunicación con sus alumnos. Hubo quienes tuvieron retroalimentación vía Facebook, WhatsApp, en zonas rurales los profesores acudían a casas de los niños para llevarles cuadernillos de tareas.

Precisó que este año dada la situación económica actual, se estima que aumentará el número de estudiantes en escuelas públicas. Al momento, en los planteles hay capacidad para recibirlos e incluso,  habrá prórrogas para la inscripción. Agregó que este año en el proceso de preinscripción aumentó casi un 34 por ciento de alumnos a primer ingreso, por lo tanto, se prevé un mayor ingreso de estudiantes. Adelantó, que darán mayor impulso a los programas de becas para que más alumnos reciban este beneficio que bien apoyará a los padres de familia.

Escuelas privadas

Para las escuelas privadas, el reto también es grande sobre todo en el rubro económico, Jorge Rello Vargas, vicepresidente de Educación del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (CONCAEM), reconoció que la dinámica cambió para todos, avanzaron en este sector con el uso de plataformas para complementar las clases y mantener la atención de los alumnos, en la mayoría de las escuelas los estudiantes culminaron el ciclo. Se mantienen en contacto con los padres de familia y las autoridades educativas para regresar a clases, sin embargo, se avecinan capacitaciones, maximización en el protocolo de higiene, de acuerdo a las inversiones de las instituciones.

Reconoció que el regreso será distinto, requerirá de inversión interna, de un sistema híbrido en el que se contemplen las actividades escolares en línea y presenciales,  los espacios tendrán que adaptarse a los lineamientos  sanitarios. Confirmó que se utilizarán termómetros  para medir la temperatura de los alumnos, trabajadores, administrativos, habrá rotación de horarios para que el personal realice home office, maximizarán espacios libres, el fin será cuidar e impulsar medidas para garantizar la salud de todos.

Confirmó que al recorrer un mes el ingreso al ciclo escolar, permitirá tomar medidas pertinentes, aunque requieren de inversión para continuar con las labores de preparación e higiene. Al final del día, los gastos continúan, por ello, piden empatía por parte de los padres de familia.

Bajo matrícula de escuelas particulares

Recordó que en agosto de 2019, la matrícula de escuelas particulares bajó aproximadamente un 30 por ciento, sobre todo en educación superior, por lo que estiman para 2020 el porcentaje será similar. Reconoció que hay muchos padres que esperaron a que terminara el ciclo para dejar las escuelas privadas y que sus hijos pasen a instituciones públicas, que también tendrán un impacto.

En tanto, reconoció que optarán por diálogo por parte de la institución con los padres de familia y las autoridades de educación, coincidió que tendrán que dialogar en rubro del sistema de becas para ayudar a las familias, no incrementar colegiaturas y que las escuelas no decaigan, al final, esto significa un cambio para todos. Mencionó que en las escuelas privadas ya se preparan para el retorno a clases, invertirán hasta 50 mil pesos en equipos e insumos de higiene para asegurar la salud de la comunidad trabajadora y estudiantil.

La misión de todos los sistemas educativos se mantiene. El desafío actual es reducir al máximo el impacto negativo que esta pandemia tendrá en el aprendizaje y la educación, y aprovechar esta experiencia para retomar una ruta acelerada de mejora en los aprendizajes. A medida que los sistemas educativos hacen frente a esta crisis, también deben planificar cómo recuperarse, con un renovado sentido de responsabilidad de todos los actores y con una mejor comprensión y un sentido de urgencia de la necesidad de asegurar que todos los niños tengan las mismas posibilidades de recibir una educación de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *