Sin excepciones

Martha González

Los normalistas de Tenería que se manifiestan a gritos y sombrerazos o secuestran camiones con choferes como mecanismo para obtener lo que desean, ya sea empleo, recursos o cualquier otra cosa que se les ocurra, habían conseguido que el gobierno federal les concediera todas sus peticiones, e incluso les asignaron, además de las plazas laborales que exigían, recursos para becas y otras cosas.

Esa fue una negociación con la Secretaría de Gobernación federal, en la que el gobierno del Estado de México solo fue testigo, a pesar de que es aquí donde toca enfrentar los conflictos con los chicos.

Total, que a pesar de que todo iba bien para ellos, de buenas a primeras abandonaron la mesa de negociación y volvieron a las manifestaciones.

Intentaron nuevamente atacar las oficinas del SEIEM en Toluca, cosa que no pudieron hacer por la presencia policial. Luego, se fueron a manifestar a la caseta y ahí abrieron el libre tránsito a los automovilistas.

Después, volvieron a secuestrar camiones, esta vez 22, aunque acababan de regresar los casi cien que mantenían en su poder.

Todo esto se debió a que agregaron un punto a su pliego petitorio: pretenden que se retiren las carpetas de investigación que pesan sobre sus compañeros, dicen ellos que por tratarse de persecución política, aunque nunca quisieron dar más información al respecto, no a los medios de comunicación.

Lo cierto es que en los juzgados del Estado de México hay dos procesos en contra de un estudiante de la Escuela Normal Rural «Lázaro Cárdenas del Rio», conocida como Tenería, que es identificado como Andrés “N”.

Uno de los procesos se debe a que presuntamente es acusado de robo con el agravante de tratarse de un vehículo automotor y emplearse violencia en su ejecución.

Es decir, el secuestro de un camión de la Terminal de Toluca la madrugada del 17 de junio de 2018, junto con otros autobuses que fueron a parar a las instalaciones de la normal, junto con los operadores.

Para llevarse los vehículos usaron un arma de fuego con la que amagaron al chofer y ya en la escuela, se presume que unos cien alumnos los amenazaron con palos y tubos.

Esta es una práctica común, no por eso deja de ser ilegal y la afectación para los operadores, sus familias y los dueños de los autobuses es enorme.

Sin embargo, la cosa empeora. Este joven es también señalado por haber propinado una golpiza, junto con otros estudiantes, a un compañero de nuevo ingreso, mismo que debió ser hospitalizado debido a las heridas que sufrió.

Ayer el Poder Judicial informó que una jueza determinó vincular a Andrés “N” a proceso por su presunta participación en el robo del autobús y que permanecerá en prisión preventiva durante el mismo. Por el segundo caso, también fue vinculado a proceso.

Andrés “N” está encarcelado desde finales de octubre por el robo del autobús y permanecerá ahí hasta que en el proceso se determine si es culpable o no.

Este es el único estudiante de Tenería en proceso en el Estado de México, lo que nos hace pensar que es a él a quienes los normalistas quieren defender.

Obviamente las autoridades del Estado de México nada pueden hacer al respecto, pues ya el asunto está en manos del Poder Judicial, de manera que los estudiantes nada conseguirán con más desmanes, o así debe ser, al menos.

Todos debemos hacer frente a nuestras responsabilidades, en especial si cometemos delitos y los normalistas no tienen por qué ser una excepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *