Tiradero y quema de llantas en Las Torres de Toluca, sin sanción

La quema de llantas libera sustancias de máxima peligrosidad para el ser humano, tales como monóxido de carbono, furanos, tolueno, benceno y óxido de plomo.

Laura Velásquez

En países como Alemania, Francia y Austria reciclan hasta el 60 por ciento de las llantas usadas, pero en México prácticamente no existe tal reciclado, debido a la poca conciencia ambiental y a un casi inexistente sistema de control y de mecanismos necesarios para el correcto tratamiento de recuperación de llantas fuera de uso.

Según estudios del Instituto Nacional de Ecología, se estima que solo en el 2010 se emitieron en el país, aproximadamente 440 millones de toneladas de CO² únicamente de procedencia antropógena (Actividades humanas entre el Transporte, Industria, Generación de Electricidad, Hogares, Comercios y Actividades Agropecuarias).

Llantas en la vía pública

Sobre la vialidad de Morelos y Avenida Las Torres antes de llegar Vía Comonfort el panorama de llantas tiradas en la vía pública y a un lado, los restos de la quema de las mismas es muestra de que la incineración de las mismas se genera sin ningún problema.

En un recorrido por la zona, hay un taller de llantas y los del mismo sitio descartaron quemarlas o desecharlas de manera irregular, a pesar de que los montículos de estos artículos están justo al cruzar la vialidad, a pleno paso de los automovilistas.

Quema de llantas, problema serio

Hay millones de llantas que se desechan anualmente en México, el 91 por ciento terminan en lotes baldíos, ríos, carreteras, dicha situación no solo arruina los paisajes sino que se convierte en un factor generador de incendios, situando este último como un problema más serio ya que ocasiona severos daños a la salud, pues hay varios estudios técnicos que han demostrado que la quema de llantas libera sustancias de máxima peligrosidad para el ser humano, tales como monóxido de carbono, furanos, tolueno, benceno y óxido de plomo, los efectos dañinos que estos pueden ocasionar a la salud son irreversibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *