Trata de personas: del enganchamiento a la desaparición y explotación

La titular de la Fiscalía Especializada de Trata de Personas, de la FGJEM, señaló que no existen municipios específicos en los que haya mayor incidencia del delito, pues afirmó “la trata está en todos lados”.

Karina Villanueva

“Todo parecía increíble, era como un sueño muy fácil de lograr. Ofrecían un trabajo estable, un lugar donde vivir y un sueldo que nunca antes habría tenido, lo único que tenía que hacer era decir sí. Afortunadamente el destino no permitió que aceptara la propuesta, mi amiga sí aceptó y lo único que sabemos de ella es que está desaparecida”.

Karla tiene 17 años, y relata que hace seis meses estuvo muy cerca de ser enganchada con la promesa de un trabajo bien remunerado en la Ciudad de México, le pedían abandonar su casa, estudios, familia y toda su vida en el municipio mexiquense de Ixtlahuaca. Al igual que ella, Daniela y Martha fueron abordadas por una supuesta agencia de colocaciones cuando esperaban el autobús al salir de la escuela. Meses después, señala que de Daniela –la única de las tres jóvenes que aceptó la propuesta- no se sabe nada.

El caso de Karla es tan solo uno de los cientos en territorio mexiquense y en el país, y aunque ella pudo detectar las señales de alerta antes de ser enganchada, no en todos los casos funciona así.

¿Qué es la trata de personas?

El Código Penal del Estado de México, en su artículo 268 BIS, señala que, comete el delito de trata de personas quien para sí o para un tercero induzca, procure, promueva, capte, reclute, facilite, traslade, consiga, solicite, ofrezca, mantenga, entregue o reciba a una persona recurriendo a la coacción física o moral, a la privación de la libertad, al engaño, al abuso de poder, al aprovechamiento de una situación de vulnerabilidad o a la entrega de pagos o beneficios para someterla a cualquier forma de explotación o para extraer sus órganos, tejidos o componentes.

El mismo determina que, se entiende por explotación el obtener provecho económico o cualquier otro beneficio, mediante la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud, la servidumbre o la mendicidad ajena.

Penalidad

De igual forma, en su artículo 268-bis-1, establece que, a quien cometa el delito de trata de personas se le impondrá:

De seis a 12 años de prisión, y de 500 a mil 500 días de multa; de nueve a 18 años de prisión y de 500 a 2 mil días de multas, si se valiese de la función pública. Las penas podrán incrementarse hasta una mitad, si el delito es cometido en contra de una persona menor de 18 años; si el delito es cometido en contra de una persona mayor de 60 años; si el delito es cometido en contra de quien no tenga capacidad de comprender el significado del hecho; cuando el sujeto activo del delito tenga parentesco por consanguinidad, afinidad civil, habite en el mismo domicilio, tenga una relación similar al parentesco o una relación sentimental o de confianza con el sujeto pasivo.

Delito en el EdoMéx

El delito de trata de personas en el Estado de México se ha concentrado en diversos puntos, algunos de los municipios con incidencia se ubican en el Valle de México, como Chalco, Ecatepec y Chimalhuacán, municipios denominados de trasiego, señaló Rocío Álvarez Miranda, titular de la Coordinación Institucional de Equidad de Género de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx).

La especialista afirmó que, la incidencia se da principalmente en municipios con alto índice delictivo, además tiene que ver con la violencia estructural de esas demarcaciones, además de la georreferenciación que tienen, pues muchos de estos tienen polígonos de riesgo alrededor y son puntos de encuentro con otros estados del país que también son fuente de captación de víctimas de trata de personas.

Álvarez Miranda se dijo a favor de que se decrete la Alerta por Desapariciones en los municipios de en Ecatepec, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli, Nezahualcóyotl, Ixtapaluca, Valle de Chalco y Toluca, pues alertó, se presume que muchos de los casos de personas desaparecidas, especialmente mujeres, están relacionados a la trata.

“La alerta es necesaria porque necesitamos prestar más atención a esta clase de delitos, pero no solo las autoridades, sino también la sociedad; la mejor prevención que tenemos es formar vínculos sociales con las personas, ese es uno de los principios de la prevención del delito. Nos tenemos que cuidar entre nosotros, la delincuencia organizada gana terreno justo porque está organizada, mientras que a la sociedad nos faltan esos pegamentos que nos permitan organizarnos en contra del crimen”.

Las cifras

Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en el Estado de México se han iniciado 11 carpetas de investigación por el delito de trata de personas, de enero a junio del presente año.

Febrero y junio registran cuatro casos cada uno, marzo un caso, y mayo dos casos; sin embargo, pese a que son cifras menores, los especialistas señalan que este tipo de delitos, difícilmente se denuncian, o incluso se tipifican dentro de otros.

“La trata está en todos lados”

En este sentido, la titular de la Fiscalía Especializada de Trata de Personas, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), Guillermina Cabrera Figueroa, señaló que no existen municipios específicos en los que haya mayor incidencia de dicho delito, pues afirmó “la trata está en todos lados”.

“Nosotros como Fiscalía hemos buscado, con el personal que tenemos al alcance, hacer campañas y hemos encontrado casos en todos los municipios, pero donde hay población más vulnerable o en aquellos lugares donde hay menos acceso a la educación, donde hay familias disfuncionales o carentes de afecto”.

Comentó que la Fiscalía a su cargo tiene registro de casos de trata en Toluca, Cuautitlán Izcalli, Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán, Nicolás Romero, Chalco, Texcoco, Ecatepec, Tecámac, Atlacomulco y Zumpango, por mencionar algunos.

“En mi experiencia la trata no se comete en una zona en específico, no se comete en una población digamos única, sino donde hay gente vulnerable y sabemos que existe en todos lados”.

Cabrera Figueroa consideró que para inhibir y posteriormente, erradicar este delito, se tendría que hacer un trabajo “titánico” entre instituciones, sociedad civil, autoridades y núcleos familiares.

“La mayoría de las víctimas de alguna manera fueron atraídas, enganchadas o captadas con engaños, con promesas, con violencia, y llegan a una situación de vulnerabilidad donde ya no tienen para donde hacerse, se tienen que sujetar a quien las traslade, a quien las transporte”.

Modalidades y sentencias

Puntualizó que, en territorio mexiquense han detectado diversas modalidades de trata de personas, entre ellas la explotación sexual, el trabajo forzado, la esclavitud, el almacenamiento de pornografía infantil, la utilización de menores en delitos que están previstos en la Ley General contra la delincuencia organizada, y de mendicidad.

La fiscal informó que, en lo que va del año, en el Estado de México se han dictado siete sentencias por el delito de trata de personas.

Por su parte, Rocío Álvarez, titular de la Coordinación de Equidad de Género de la UAEMéx, dijo que, en la mayoría de los casos las víctimas de trata son captadas con fines de carácter sexual y en segundo término de esclavitud laboral; afirmó que, la trata no existiría si no hubiera personas que consumieran servicios sexuales o pornografía, por mencionar algunos casos.

Indicó que, según sus investigaciones, la mayoría de las personas captadas en el Estado de México, como en otros estados del centro de la República, son trasladadas a las fronteras del sur entre Guatemala y Belice, y a las zonas de la frontera entre Estados Unidos y México.

La investigadora refirió que, en el Estado de México existen organismos como la Comisión de búsqueda de personas desparecidas, y en los municipios que cuentan con la declaratoria de Alerta contra Violencia de Género, las células de búsqueda y localización de personas, mismas que calificó como un acierto, aunque aclaró, en esta y otras estrategias, los resultados se verán a largo plazo.

Más allá del ámbito sexual

“La trata no hay que dimensionarla solo a gran escala, sino a pequeña escala, por ejemplo, la explotación laboral con tintes de trata, de las personas que se dedican al trabajo doméstico en los hogares; hay temas de trata donde hay grupos vulnerables de mujeres indígenas, o que no tienen estudios, o que tienen una necesidad económica o una violencia estructural muy marcada, quienes son víctimas de la explotación laboral de sus patrones, pero también de otras conductas violentas”.

Las redes sociales

Álvarez Miranda rechazó que el enganche a través de las redes sociales sea un cliché, y afirmó que es más común de lo que se visibiliza.

“Muchas jóvenes son captadas por las redes sociales, son enganchadas con la lógica de la amenaza o de la coacción, está el tema del ofrecimiento de un trabajo, otras tantas son captadas en la calle a través del secuestro”.

En este sentido llamó a la población en general a estar atentos en las calles, sobre todo las mujeres, pues alertó, la distracción impide ver elementos de riesgos que pueden ser motor para ser captados; asimismo sugirió extremar los filtros de seguridad en redes sociales, es decir, no subir datos personales, fotografías familiares, y al interior de la familia fortalecer valores y convivencia, pues recordó, muchas de las víctimas de trata han tenido familias disfuncionales o que no les ponen atención.

Municipios con incidencia

La trata de personas en el estado se ha concentrado en diversos puntos, algunos de los municipios con incidencia se ubican en el Valle de México, como Chalco, Ecatepec y Chimalhuacán.

“Hay un repunte en la zona del Valle de México de menores desparecidas, principalmente entre los 15 y 18 años de edad, es un delito que se alinea con otra clase de ilícitos como el feminicidio y la violencia sexual. Como es un delito que tiene que ver con la delincuencia organizada, la trata de personas regularmente tiene que ver con narcotráfico y tráfico de órganos”: Rocío Álvarez Miranda, titular de la Coordinación Institucional de Equidad de Género de UAEMéx.

FOTO: sinreservas.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *