Unidad en riesgo en Morena

Martha González

Ayer Maurilio Hernández, líder de la bancada de Morena en el Estado de México, dijo que la decisión del tribunal que invalida el proceso interno de su partido plantea una oportunidad para limpiar las elecciones internas y para reflexionar al respecto de lo que han hecho y como lo han hecho.

Para el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, el proceso estaba viciado desde el origen y desde el nacional deben revisar su organización, porque las fallas no ocurrieron solo en el Estado de México, sino en todo el país.

Lo cierto es que debían ser elegidos 3 mil Consejeros en todo el país. De esos, 410 son del Estado de México, que debían ser elegidos 10 por cada uno de los 41 distritos, cinco hombres y cinco mujeres.

Sin embargo, no sólo fracasaron 14 asambleas en territorio mexiquense, sino muchos más en todo el país, por lo que se acumularon cientos de impugnaciones, de ahí que no sorprende la decisión del tribunal.

En todo caso, son muchos los problemas que tiene el proceso interno de Morena. Uno que han reclamado insistentemente liderazgos y militancia es que el padrón o esté abierto, pues ocultarlo resulta sospechoso. Además, el Consejo Nacional cancelo las afiliaciones hace unos meses, lo que significa que no pueden integrarse mucho simpatizantes que quieren también participar.

Como sea, la situación actual de Morena es que los consejos nacional y estatal elegidos en 2015 -y que debían ser reemplazados con estas elecciones- permanecerán en sus cargos hasta que se reponga el proceso, lo cual puede significar un año más.

Hay que considerar que ya de por si el relevo de estos caros había sido pospuesto un año, por acuerdo con el INE, lo que significa que el retraso en las elecciones podría ser de dos años.

En este contexto, Morena tendría un largo tiempo con los mismos líderes y el conflicto se alargará.

Y es que, hay que decirlo, la pugna por el poder al interior del partido ha complicado muchos temas, pues no hay unidad en el partido hasta que no haya un nuevo liderazgo definido.

En el Congreso, la división de la bancada es bastante clara, mientras que en los municipios los alcaldes padecen a cada paso por conseguir acuerdos con sus cabildos.

Así las cosas, mientras más tarden en conseguir acuerdos al interior para resolver procesos internos, más se extenderá el conflicto y eso puede reventar al partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *