Vecinos de la Nueva Oxtititlán padecen por escándalo de bar

Laura Velásquez

Vecinos de la colonia Nueva Oxtotitlán se quejaron de la operación de un bar que a escasos metros de Ciudad Universitaria da servicio hasta altas horas de la noche a los estudiantes, situación que los llevó a organizarse y pedir a las autoridades la vigilancia, así como operativos puesto que aseguran que el lugar abre de lunes a viernes desde antes del mediodía y cierra a altas horas de la noche, lo que impide descansar adecuadamente y a su vez, peligro para los chicos que salen del lugar.

En un recorrido por la zona aledaña a Ciudad Universitaria, los vecinos que habitan en la zona contraria a la entrada a la Facultad de Derecho, mencionaron que el bar que se encuentra sobre Paseo Tollocan después de una preparatoria particular del lado contrario a CU recibe a jóvenes estudiantes desde antes de las 12 del día y en ocasiones, son las 11 de la noche y siguen en función, no obstante, lo más molesto es el volumen alto de la música que tienen que soportar porque tienen clientes en el lugar.

“Vienen desde temprano. Son estudiantes hombres y mujeres, se la pasan ahí todo el día, esta es una zona donde viven muchos universitarios que, aunque son mayores de edad no miden los peligros de ingerir tanto alcohol y salir así por las calles en la noche. A esto le sumamos que no se puede descansar en nuestra propia casa por el escándalo que tienen, parece fiesta diaria”, comentó una vecina que prefirió el anonimato.

Ruido en exceso

El ruido es cualquier sonido inarticulado, desagradable e indeseado. La contaminación debido al ruido es un problema creciente en México el cual se incrementa sin solucionarlo. Este tipo de contaminación puede causar o contribuir a la ansiedad, tensión nerviosa, inquietud, nerviosismo, náuseas, dolor de cabeza, inestabilidad emocional, impotencia sexual, cambios de humor, agresividad, incremento de conflictos, neurosis, histeria y psicosis.

Los niveles de ruido arriba de 65 decibelios (el tráfico en la ciudad de México genera 80 decibelios) crean un ambiente grave y el incremento de la agresividad de las personas al volante y el uso impaciente del claxon. El decibelio (dB) es una unidad logarítmica empleada para medir la intensidad del sonido. Cuando un sonido resulta desagradable y doloroso para el oído humano, se convierte en ruido y es, en gran medida, una forma de contaminación ambiental y de alteración psicológica.

Cierra pocos días

Vecinas de edad avanzada, comentaron que este sitio tiene mucho tiempo en funcionamiento, pero desconocen si cumplen con la normatividad o los permisos requeridos para operar. Señalaron que desde que el lugar abrió sus puertas, solo lo cierran durante sábado y domingo, además de los días de puente o periodos vacacionales, que son días que realmente descansan sin molestia alguna.

FOTO: diarioevolución.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *