Venta de árboles navideños en zona volcanes va en aumento

Ma. Isabel Sánchez L.

Cortar árboles navideños no es atentar contra la naturaleza, por el contrario se impulsa la siembra de más árboles para reforestar el bosque que es dañado por la tala clandestina, comentó Ángel Crespo Rojas, propietario de la Plantación de Árboles Navideños, denominado “Las Toronjas” , ubicado en el municipio de Tlalmanalco a las faldas del volcán Iztaccíhuatl.

“Nosotros sembrados vida, agua, tranquilidad y paz que provoca la belleza de los bosques, por cada arbolito que cortamos tenemos que sembrar 10 para evitar la erosión  y mantener el equilibrio de la tierra que ha dejado de ser utilizada para uso agrícola”, afirmó el empresario que esta actividad de plantaciones de arboles es una de las mas apreciadas por los amantes de la naturaleza ya que cada árbol es cuidado con esmero y dedicación.

Árboles mexicanos

Invitó a los consumidores a comprar árboles que se producen en México y no los que llegan de otras naciones como Estados Unidos y Canadá y que en la mayoría de los casos son portadores de plagas, “llegan refrigerados y esto no es bueno para los árboles” y explico que la especie que se produce en esta plantación es la denominada “vikingo” porque tiene más demanda, pero existen otras llamadas Douglas Canadiense, Monarca y otras que no son tan populares para las fiestas decembrinas”.

“La temporada de venta inicio el 15 de noviembre y concluye el 20 de diciembre esperamos comercializar mas de 500 arbolitos”, añadió.

Señaló la importancia de que los compradores prefieran árboles Mexiquenses ya que de esta manera se apoya la economía porque dan empleo a más personas en todo el año, no solo en la época que se contrata más personal para la adquisición de árboles, “la temporada va bien, nuestros árboles cuestan 600 pesos y los de las tiendas departamentales cuestan 800 pesos”.

Beneficios

Sugirió al gobierno federal ser tomados en cuenta para procurar apoyos a los dueños de plantaciones, “la ganancia de invertir es mucha, se recuperar los bosques, se fomenta el empleo, los turistas llegan para recargarse de energía y ser mas productivos, pero hay que ser pacientes pues cada árbol tarda casi cinco años en alcanzar su tamaño para ser

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *