Violencia institucional señalan familiares de mujeres asesinadas

Karina Villanueva

Por si no fuera suficiente perder a una hija, y que esta haya sido víctima de feminicidio, las madres de las mujeres asesinadas en el Estado de México, padecen, además, la revictimización de las autoridades y de la sociedad, aunado a la violencia institucional.

Así lo señalaron Lorena Gutiérrez, Juana Pedraza y Magdalena Velarde, quienes luchan todos los días por encontrar justicia ante el feminicidio de sus hijas. Las tres coincidieron en afirmar que los casos no son aislados y que tal parece que el único pecado que cometieron Fátima, Jessica y Fernanda (víctimas de feminicidio) fue nacer en el Estado de México, donde lamentaron, no existen las condiciones de seguridad para las mujeres, pero tampoco para los hombres.

Caso Jessica

Juana Pedraza, madre de Jessica Sevilla, denunció que la Comisión de Atención a víctimas del Estado de México (CEAVEM) le negó una beca para su nieto, al afirmar que, las becas que otorga, solo son para quienes acuden a la escuela; asimismo denunció que, en diversas ocasiones desde agosto del 2017 cuando Jessica fue asesinada, agentes del Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) se han presentado en su domicilio para pedir compensaciones económicas a cambio de información y avances en la investigación del caso.

Aunque relató, la violencia institucional se dio desde la forma en que fue iniciada la carpeta de investigación, las irregularidades en las declaraciones, y lo que llamó la “verdad histórica”, es decir, la afirmación de las autoridades respecto a que fauna nociva había sido la culpable de las lesiones que presentó su hija. Hasta la fecha, no hay detenidos por el feminicidio de Jessica.

Caso Fernanda

Fernanda tenía 18 años (enero 2014) cuando fue asesinada por su pareja sentimental y padre de su hijo; sin embargo, la Fiscalía investigó la muerte de la joven como suicidio, y aunque posteriormente el delito fue reclasificado como feminicidio, Magdalena Velarde, denunció que, al igual que cientos de casos en la entidad, existen omisiones en la carpeta de investigación.

Relató que, tiempo después del feminicidio de Fernanda, Daniel y Alberto, sus otros dos hijos, fueron asesinados en el municipio de Cuautitlán Izcalli. A causa de los homicidios, cuatro menores de edad quedaron en orfandad. Magdalena lamentó que la CEAVEM tampoco haya apoyado a los pequeños. Por la muerte de sus tres hijos, no hay detenidos.

Caso Fátima

Por su parte, Lorena Gutiérrez, madre de Fátima, citó irregularidades diversas en el caso de la menor de 12 años, quien fue violada y asesinada en el municipio de Lerma en febrero de 2015. Señaló que sufrió violencia institucional desde el Ministerio Público hasta los jueces. Denunció que, hasta el momento, la CEAVEM no ha entregado la reparación del daño por el feminicidio de Fátima.

Seguirán en la lucha

Las madres de las víctimas aseguraron que seguirán exigiendo justicia y que levantarán la voz las veces que sea necesario para que los feminicidios de sus hijas no queden impunes, y para que estos delitos dejen de repetirse.

FOTO: politica.expansion.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *