VISIÓN PARLAMENTARIA

Edomex demanda un presupuesto racional y no discrecional para el campo

Margarito González Morales

En México, el campo ocupa un rol estratégico en la economía del país, los pequeños y medianos productores se esfuerzan cotidianamente para fortalecer el sector, el cual evidentemente tiene muchos retos por superar.

En el Estado de México, el campo, debe ser una de nuestras prioridades, pues ahí radica la autosuficiencia alimentaria del pueblo mexiquense y del desarrollo rural sustentable.

Las constantes demandas campesinas por recibir apoyos, a veces se traducen en manifestaciones a causa de un gobierno que no escucha, y en el imaginario colectivo se ve al campesino como un agente de inestabilidad social, cuando en realidad es la indiferencia el origen de esta problemática.

Sin embargo, en la visión de la Cuarta Transformación que hoy vive nuestro País, enfrentamos los retos de los grandes problemas nacionales y locales priorizando la atención a los que menos tienen, y aquellos excluidos de los programas sociales y de apoyos institucionales, a los campesinos que demandan sus derechos, se manifiestan y claman por apoyos para sembrar, sustentar sus cosechas y asegurar el bienestar de sus familias.

Es evidente que, en nuestra entidad, en el pasado y en la actualidad, se han priorizado acciones de crecimiento industrial, comercial, financiero, proyectos inmobiliarios y de fomento de la inversión extranjera, en agravio de la potencialidad productiva del campo mexiquense.

Desde el Grupo Parlamentario de Morena hemos alzado la voz por los integrantes de decenas de organizaciones campesinas que quedaron excluidos de los apoyos de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario en 2019, y los más de mil campesinos que acudieron a la comisión legislativa a pedir apoyos por no ser atendidos.

La instrumentación de las reglas de operación arrojó saldos negativos, toda vez que los tiempos de operación fueron cortos y sorpresivos, quedando muchos productores fuera del Programa y sin apoyos.

Ante ello se requiere atención directa al campo, ya que campesinos y productores denunciaron que hubo una atención preferencial a ciertas organizaciones de campesinos, situación que fue muy notoria y generó descontento en las mayorías de organizaciones de productores.

Hemos sostenido dos reuniones con la nueva titular y funcionarios de Sedagro para exigir que ya no haya distribución discrecional de programas sociales, y hubo la promesa de trabajar de manera cercana y coordinada para atender a los campesinos y productores que nos piden apoyo.

Los campesinos, ejidatarios y comuneros mexiquenses reclaman apoyo para la producción de maíz, en fertilizante y sobre todo asesoría técnica para poner en marcha sus proyectos agrícolas y el mejoramiento de sus producciones.

Quedó claro que en 2019 el campo no fue prioridad para el gobierno estatal y este año tampoco, pues su presupuesto en términos reales tuvo un déficit de 73 millones de pesos.

Desde la Legislatura, estaremos pendientes de que haya un uso racional y no discriminatorio del recurso que debe destinarse al campo. No podemos seguir simulando que atendemos los problemas del campo y su desarrollo en el Estado de México, cuando su realidad y el atisbo de desigualdad nos golpea en el rostro, cómo podemos hablar de crecimiento económico, sino aseguramos la inversión en el sector productivo que es por mucho el generador de abasto alimentario, el sector más importante de desarrollo y palanca comercial.

 

Diputado Margarito González Morales

Presidente de la Comisión de Desarrollo Agropecuario y Forestal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *