Vivir con miedo

Martha González

Ayer fue un día triste para el Estado de México, uno en el que los peores temores de los mexiquenses se hacen realidad en el atentado en contra de un alcalde, Francisco Tenorio, de Valle de Chalco Solidaridad, quien ahora lucha por su vida, como resultado de ese ataque.

Ante una situación como esta, los ciudadanos terminamos por confirmar que todos somos vulnerables, pero más quienes no tenemos seguridad ni apoyo directo de las autoridades.

Un ciudadano común no puede dejar de sentir temor cuando sabe que si un presidente municipal está tan vulnerable ante un ataque directo, qué puede esperar el resto de la población.

El Gobierno del Estado de México reforzó las medidas de seguridad en Valle de Chalco Solidaridad inmediatamente después del ataque, lo que demuestra que no hay distinciones de partidos ni colores ante la agresión que sufriera su presidente municipal.

Desde el primer momento, las autoridades estatales atendieron la emergencia y en menos de 10 minutos, el Grupo Relámpagos acudió al auxilio del alcalde.

También puso a disposición de Tenorio Contreras a dos neurocirujanos para que recibiera atención médica de calidad en el hospital de alta especialidad de Ixtapaluca, donde lo intervinieron quirúgicamente y su estado es reportado como grave.

En tanto, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México inició de inmediato las investigaciones para dar con los responsables de este lamentable ataque. La secretaría de Justicia y Derechos Humanos ofreció apoyo a los familiares del edil.

El gobierno mexiquense ha respondido de manera adecuada y ha mostrado que hará todo lo que esté en su poder para resolver este caso, hallar a los responsables y aplicarles el peso entero de la ley.

Sin embargo, hoy los mexiquenses nos sentimos más vulnerables, necesitamos más de nuestras autoridades. Es claro que el Estado de México está violentado y que es urgente una intervención profunda para pacificarlo

Este no es el primer atentado contra un funcionario municipal y cada vez más escuchamos que tal o cual región está reventada, “caliente”, como si esos fueran argumentos suficientes para justificar que los ciudadanos vivan con miedo.

Es claro que no hemos llegado a esta situación como resultado de los dos años de gobierno de Alfredo del Mazo, pero también hay que reconocer que ahora es su responsabilidad que las cosas mejoren y pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *